viernes, 24 de enero de 2014

One Hundred Names – Cecelia Ahern

Katherine (Kitty) Logan es periodista y ha cometido un error que ha arruinado su vida profesional y personal. Además, Constance, su amiga y editora de la revista Etcetera acaba de morir víctima de un cáncer.

Sin embargo, antes de irse para siempre, Constance dejó a Kitty la misión de escribir por ella la historia que nunca pudo llevar al papel. Para ello Kitty sólo cuenta con una lista de cien nombres totalmente desconocidos para ella y todas las enseñanzas vitales que su mentora le transmitió durante el tiempo que duró su amistad.

Con la presión del estigma que la señala y de los plazos impuestos por el nuevo editor de Etcetera, Kitty se embarcará en un viaje social a través de esos cien nombres en busca de una historia que contar.

Como ya nos tiene acostumbrados Cecelia Ahern, la protagonista de esta novela es una vez más una mujer normal, que podríamos ser cualquiera de nosotras, con un problema. Y que, a pesar de encontrarse hundida en un angustioso pozo, sacará fuerzas para no defraudar a su amiga y de paso demostrar al mundo lo que verdaderamente es y que lo que pasó fue un gravísimo error.

20140124_130649El libro habla de cómo la sociedad puede llegar a juzgar a alguien sin saber nada de él  y demuestra que cualquier persona, por insignificante que se crea, puede esconder algo muy especial en su interior.

Las letras de Cecelia son limpias, sin excesos, sin caer en tópicos y cargadas de una especie de magia que consigue transportarnos a un lugar de cuento aunque nos esté contando una historia triste situada en el centro de Dublín.

Como seguro que ya sabéis, Cecelia Ahern es mi autora favorita. He leído casi todo lo que ha sacado pero puedo decir que este libro en concreto es el más perfecto que he leído en mi vida. Quizá sea porque me ha llegado en un momento en el que me he podido sentir identificada con la protagonista, quizá por la sencillez y calidez de la historia, quizá por la ternura que desprenden los personajes que van apareciendo a lo largo de las páginas o quizá por el final, cargado de sinceridad y reflexión… no lo sé, pero desde que lo cerré siento la imperiosa necesidad de agradecer a Cecelia que haya escrito algo tan maravilloso y además lo haya compartido con los lectores.

Espero que pronto lo publiquen en España porque, de verdad, merece muchísimo la pena.

1 comentario: