miércoles, 21 de septiembre de 2011

El Pelícano [Teatro EterNEO]

El viernes estuve en un teatro que no conocía, la sala TIS, situada en el madrileño barrio de Lavapiés.
Allí, la compañía Teatro EterNEO, representa El Pelicano, de August Strindberg.
El Pelícano, escrita en 1907, es la cuarta y última obra de la serie “teatro de cámara”  del autor sueco August Strindberg. El título hace referencia a la leyenda del pelícano, que ama tanto a sus crías que las alimenta con su propia sangre. El Pelícano es una tragedia doméstica donde Strindberg ironiza sobre el mito sirviéndose de una madre desnaturalizada que lucha contra su ingenua hija por el amor del mismo hombre. Por otra parte el hijo, perturbado por su infancia, se emborracha para seguir viviendo.
La trama comienza a partir de la muerte del marido y la promesa de una herencia, por la cual la madre convence a su amante de que se case con la hija.
En esta obra raramente llevada a escena, Strindberg explora el fraude, la culpa y el insondable deseo, revelando las motivaciones humanas, profundas y oscuras de sus fascinantes y atormentados personajes.
Nada más entrar supe que me iba a gustar. Una sala pequeñita, con un decorado sencillo y casero, compuesto por un gran marco de cartón, una mecedora y unas telas. Vamos, ese teatro “familiar” que a mí tanto me gusta en el que la propia compañía se encarga de todos los detalles.
La historia es bastante dura, pero a la vez muy aplicable a diferentes aspectos del modo de vida actual.
Se me quedó especialmente grabada una escena en la que Gerda (Beatriz Collado), la hija de la familia, se queja de la hipocresía de la gente: “Cuando decía la verdad me llamaban mala. Cuando decía mentiras halagaban mi buena educación. Así aprendí a callar y a decir lo que no pensaba”. Sé que no es literal, porque mi memoria no da para tanto, pero la esencia de la frase queda reflejada. 
Ahora es cuando confieso mi debilidad por Alex Alcaide, que encarna a Axel, el interesado y liante marido de Gerda. Junto a Beatriz Collado, mi favorito en la obra.
El reparto lo completan Sabina Coira, en el papel de la madre, y Germán Bernardo como Federico, el hijo.
Si os apetece darles una oportunidad a este grupo de actores, podéis encontrar toda la información referente a entradas, fechas, etc en su página web. Os lo recomiendo, sé de buena tinta que se lo han currado muchísimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario